Marketing Olfativo

El Marketing olfativo es empleado cada vez más por las empresas en todos los sectores, esta herramienta se basa en el empleo de aromas, fragancias o perfumes en los espacios, el objetivo es suscitar diferentes emociones y fabricar experiencias e influir en los comportamientos de trabajadores y clientes aumentando su  sensación de bienestar, conseguir la fidelización de clientes incrementando el recuerdo positivo de la experiencia en el entorno.

El olfato funciona principalmente a nivel inconsciente y se conecta directamente con el sistema límbico, la parte más antigua está estrechamente vinculado con las emociones, la intuición y la sexualidad, tomando influencia sobre el sistema nervioso vegetativo.

Es el sentido más importante y primitivo de los humanos. Recordamos el 35% de lo que olemos, más del doble que cualquiera de los demás sentidos.

Una fragancia activa nuestros recuerdos, el sentido del olfato es el instrumento ideal para asociar un aroma a una marca.

Podemos comprobar como realizando una estrategia efectiva de animación del punto de venta, lo que incluye el moderno concepto de marketing olfativo, se puede lograr una mayor fidelidad de nuestros clientes, elemento clave y determinante en la actualidad para la supervivencia de cualquier tipo de negocio.

 Según la investigación realizada por el psicólogo Eric Spangenberg, un aroma de vainilla en una tienda de productos femeninos hizo que se doblaran las ventas respecto a otro establecimiento de las mismas características, pero sin ningún tipo de esencia. Otro estudio interesante fue el del Scent Marketing Institute, donde se comprobó que el jazmín favorecía la concentración y se empezó a utilizar en oficinas (Hisrch y Wirtz, 2008).

¿A que huele el futuro de las marcas?

Las empresas han comprobado que en el marketing olfativo es una oportunidad que debe ser aprovechada para atraer al consumidor por otros medios más allá de los visuales y, aumentar así, el recuerdo de un producto o marca por más tiempo.

Y si bien es un instrumento de publicidad que no trabaja a nivel de marca exclusivamente, tiene un gran poder a la hora de influir en el comportamiento del cliente.

Con el marketing olfativo se pretende enriquecer y mejorar una marca o producto, encontrar la propia identidad y diferenciarse de los demás en busca de la excelencia. Esto aporta sin lugar a dudas un mayor prestigio y distinción, aumentando así la valoración corporativa respecto a otras empresas del sector.

Hay muchas formas de transmitir un mensaje, pero sólo hay una forma de que perdure… El aroma

Cómo influyen los aromas en nuestro estado de ánimo | Aromas Fenpal

Julio Lechón Manero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.