La Ciencia de Datos o “Big Data” ¿necesaria para vender/comprar?

El siglo XXI nos ha llevado irremediablemente al uso de las nuevas tecnologías en cualquier aspecto de nuestras vidas, tanto en el ámbito laboral como en el personal. El comercio, vender y comprar productos y servicios, probablemente sea uno de los sectores que más se ha visto influenciado por esta nueva era en la que, nos guste o no, vivimos. Podemos comprar y vender cualquier cosa, desde cualquier parte del mundo, sin movernos desde nuestro escritorio, con darle al “intro” de nuestro ordenador o de cualquier dispositivo móvil.

Una empresa que quiera vender o comprar un artículo, deberá evaluar antes todas las variables que de un modo u otro están relacionadas con el producto si quiere tener éxito. La era digital en la que vivimos, en la que nos movemos cada día, nos permite tener cualquier tipo de información al alcance de todos y en cualquier momento.

A la hora de saber qué y cómo podemos vender nuestro producto, las redes, las aplicaciones, las búsquedas, etc. nos permiten conocer infinidad de datos acerca de los posibles compradores: desde la edad, gustos, opiniones de cualquier índole hasta sus aficiones directa o indirectamente relacionadas con lo que quiere adquirir.

Las empresas necesitan de estos datos para poder planificar y establecer sus líneas estrategias, tácticas y actuaciones, implementando mejoras que generen beneficios a la hora de las ventas del producto que distribuya. Bien utilizados, estos datos se convierten para la empresa en una herramienta imprescindible para aumentar los ingresos. Por lo tanto, se hace necesario comprender y aprovechar el poder de las tecnologías digitales para generar clientes potenciales.

Estos millones de datos que segundo a segundo se van incorporando en los sistemas es lo que llamamos “Big Data” o ciencia de los datos, y consecuentemente es necesario conocer si una empresa adquiere el compromiso de vender un producto.

Pero no solo la empresa, el cliente o posible comprador también necesita de esta gran cantidad de datos que le ayuden a afrontar la compra de productos, con sus diferentes opiniones, sus valoraciones y un largo etcétera de características que, antes de la revolución tecnológica, no se consideraban, y que ahora, son necesarios e incluso obligatorios que la empresa los facilite si quiere vender un producto y que el cliente va requerir para poder decidir si adquiere el producto o se inclina por la compra de otro. Sabemos qué es el Big Data: el gran volumen de datos que inundan una empresa todos los días. Lo que hacen las organizaciones con esos datos es otra historia.

VICTOR PEIRO GALMES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.