El marketing en las tiendas de ropa

Hacer de una tienda un lugar de inspiración para sus clientes, es muy importante.

Desde el escaparate hasta las luces, la forma de poner los productos para su comercialización e incluso el olor de la tienda. El cliente, cuando entre a nuestro establecimiento se tiene que sentir como en casa, a gusto y cómodo, eso le hará quedarse y le incitará a las ganas de comprar un modelito.

Poner una simple camiseta encima de una falda, por ejemplo, puede incitar, a que en vez de comprarse sólo la camiseta (que es lo que el cliente) estaba buscando, se lleve también la falda, así tendrá ya el look completo.

También la información escrita, como la cartelería, los precios de una sección, anuncio de nueva colección o rebajas. Esta información le hará al cliente que tenga todo claro, que no tenga que ir mirando minuciosamente los detalles.

El blanco, como puro que es, es un color neutral, da sensación de limpieza, y eso es muy importante para la estética de la tienda, tener las paredes blancas y que resalten las prendas; eso hará que el cliente se centre en ellas. En cambio, si una tienda tiene las paredes pintadas de otro color el cliente, puede darse la ocasión, de que se maree, al tener mucha distracción o no ver bien el color o la forma de las prendas en contraste con lo demás.

Antes introducíamos las luces y el olor, y es que eso también hay que cuidarlo. El establecimiento ha de estar bien iluminado por todas las zonas para que no se pierda detalle. Se tiene que respirar un aroma suave, e incluso penetrante; hay ciertas tiendas que las reconoces simplemente por su olor, le caracteriza tanto que cuando estás a metros del lugar, la reconoces, y ya cuando ese buen olor se queda en la ropa y lo hueles cuando lo estrenas…

¡La música! Que no se nos olvide, muy importante. Esto depende mucho también de la filosofía de la tienda: si quieres focalizar tu clientela a un público joven, será mejor opción tener música más comercial y animada, pero no tiene por qué ser muy acelerada, porque puede estresar a los cliente y ahuyentarles.

Todo esto hay que tenerlo muy en cuenta para tener un negocio atractivo, exitoso y magnético hacia los clientes.

Manuel Matallin del Toro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.